CAMPAÑAS

[+] Agua
[+] Aluminio
[+] Anuncios-Impresos-Volantes
[+] Energía -Focos
[+] Llantas-Autos
[+] Papel
[+] PET
[+] Pilas Pirata-Mercurio
[+] Plásticos
[+] TETRAPAK
[+] Unicel
[+] Vidrio

TETRAPAK
< VOLVER

Introducción

De acuerdo a Tetra Pak, la empresa sueca que lo creó en 1951, el nacimiento del primer cartón de bebidas está ligado a la Segunda Guerra Mundial, cuando Rubén Raussing, su inventor, vio lo difícil que resultaba la distribución en Europa de algo tan básico como la leche. Hoy, la mayoría de la leche que consumimos y una buena parte de los jugos que bebemos en más de 165 países están envasados en tetrabriks, una de las versiones de aquel primer cartón. Poco a poco, las estanterías de los supermercados van siendo conquistadas por cartones de otros líquidos envasados en tetrabriks, como vino de mesa, salsas, sopas, agua, etc.

Tetra Brik® es el nombre comercial del envase de litro creado en 1963 por la empresa Tetra Pak, que fabricó el primer cartón para bebidas, en forma de tetraedro. Lo bautizaron así porque tenía forma de ladrillo (brick, en inglés). Actualmente existen en el mercado cartones para bebidas o briks fabricados por otras empresas, pero el nombre del envase pionero y líder mundial se ha convertido casi en genérico.

Un brik está compuesto de una capa de cartón y varias de polietileno superpuestas, cada una con una función concreta. La de cartón, que representa el 75-80% del peso del envase, proporciona a éste rigidez y resistencia. La capa exterior, que protege al envase de la humedad y las bacterias, y la que está en contacto con el líquido, que le proporciona estanqueidad, son de polietileno, material que representa el 15-20% del peso.

Aunque el plástico es suficiente para proteger del oxígeno del aire a los productos de vida relativamente corta, como la leche pasteurizada, para conservar los productos UHT/larga duración se emplea el tetra-brik aséptico, que contiene, además de cartón y polietileno, una delgadísima capa de aluminio de 6,35 micras de espesor, que actúa como barrera contra el oxígeno, los olores y la luz, y constituye el 5% del peso total del envase.

Hay tres grandes empresas de cajas de cartón combinado que operan mundialmente y que se reparten el mercado. Pero, el líder absoluto del mercado es la empresa sueca Tetra Pak (el nombre del producto que fabrica es el Tetra-Brik). En el año 1993 ella sola vendió 4.100 millones de cajas. Esto significa unas 100 mil toneladas de papel reciclable. Que se reciclen, no obstante, depende de cada uno de nosotros.

A pesar de estas ventajas, desde una visión de Conciencia Ambiental, se recomienda optar por otro tipo de envases por varias razones:

  • En primer lugar, porque para la elaboración de los briks se utiliza aluminio, cuya extracción a partir de la bauxita es muy costosa en términos de energía.
  • Aunque el cartón procede en su mayoría de bosques escandinavos gestionados de forma sostenible, la pasta de celulosa viaja desde Suecia y Finlandia, lo que supone, según los ecologistas, miles y miles de kilómetros de derroche energético y contaminación.
  • Este es un precio ambiental demasiado alto y también un residuo cuya composición dificulta enormemente su reciclaje.

La cuestión: evitar la avalancha de basuras de los envases

El tetrabrik es un envase multicapa que optimiza las cualidades de cada uno de sus elementos. El cartón (75%) le proporciona la rigidez, el polietileno (20%) la estanqueidad y el aluminio evita que la luz y el oxígeno penetren en el envase. En total estos tres elementos componen una caja que permite que, con solo 27 g de materias primas, se pueda conservar un litro de jugo o leche.

Durante años se ha criticado el tetrapak por ser un sistema de envase no retornable y que contaminaba el ambiente. La idea de un envase retornable parece ser más razonable que la de uno de usar y tirar, pero antes, es necesario contrastar muchos datos.

Hoy, con las técnicas del análisis del ciclo de vida de un producto, lo que también se conoce como balance ecológico, permite comparar los gastos de energía, materias primas y producción de residuos con un cierto método y objetividad.

A grandes trazos, el balance ecológico entre el tetrabrik y la botella retornable queda como sigue:

  • Consumo de energía. El consumo de energía global en el caso de tetrabrik es un 50% inferior.
  • Agua. El agua que exigen ambos sistemas y la cantidad de aguas residuales que generan es muy similar.
  • Contaminación de aire. La fabricación, tanto de vidrio como de papel, provoca emisiones de productos tóxicos a la atmósfera. Por ello es imprescindible que las empresas productoras dispongan de tecnología para evitar la contaminación del aire.
  • Desechos. Las cantidades de desechos se pueden minimizar en ambos casos, siempre que se facilite la recogida selectiva de estos materiales.

Los expertos reconocen que el tetrabrik tiene un balance ecológico más favorable que el vidrio retornable cuando la distancia entre el punto de recarga y el de destino de la botella de vidrio es superior a 200 km. De todas maneras no podemos dejar de mencionar que en el tema de los envases hay una fuerte discusión sobre el balance ecológico de cada una de los sistemas (botellas de vidrio, cartón combinado, latas, plástico, etc.)

El hecho importante es que, actualmente, el tetrabrik se puede reciclar para obtener materias primas utilizables de nuevo y que, por tanto puede dejar de ser un residuo.

El tetrabrik se recicla

Desde el año 1992 existen dos sistemas para reciclar el tetrabrik. El primero, ideado por Alemania, utiliza el conjunto de los componentes para fabricar un aglomerado asimilable al de la madera. Sin embargo, es una vía limitada, ya que no es un material de alta rentabilidad. La segunda vía es un sistema ideado por una empresa española que permite separar los componentes de los envases de tetrabrik, y reintroducirlos o bien en el ciclo productivo (caso del papel y el aluminio) o bien para generar energía (caso del polietileno).

Una sencilla agitación de tetrabriks con agua permite extraer la fibra de papel situada entre el aluminio y el polietileno.

RECICLAJE DE TETRABRIK (TETRAPAK)

La caja de Tetra-Brik permite guardar una determinada cantidad de líquido en un envase con el mínimo peso. Pero, este envase no se devuelve y se compone básicamente de papel. Si no se recoge selectivamente, tiramos materiales reciclables. Cada vez que un tertrabrik cae en un cubo de basura estamos desperdiciando unos 20 gramos de papel reutilizables para fabricar papel de kraft, y otros productos.

Aprovechamientos del cartón de bebidas usado

Las soluciones para reciclar los envases tetrabrik han evolucionado en los últimos tiempos. Este envase multicapa ha dejado de ser un residuo para convertirse en una fuente de materias primas para fabricar otros productos. Lógicamente, sigue siendo un envase de un solo uso, pero sus valiosos componentes pueden continuar siendo útiles una vez vaciados.

1) Reciclaje del papel.

El papel representa entre un 75 y 80 del peso de un envase de cartón. La calidad de la fibra celulósica con la que se fabrican estos envases es de una alta calidad para garantizar su resistencia. Se fabrica en los países nórdicos bajo estrictas medidas de minimización del impacto ambiental en cuanto a protección de la calidad del aire y de las aguas. Igualmente, la madera con la que se obtiene la celulosa proviene de bosques explotados con criterios de sostenibilidad y que preservan la biodiversidad de los mismos. De un árbol de 1 m3 se obtiene celulosa para fabricar 13,300 envases tetrabrik de litro. La extracción de estos casi 20 g de papel de un cartón aséptico se realiza mediante un proceso muy simple que sólo requiere agua y la energía para mover el llamado hidropulper o triturador entre quince minutos y una hora. Bajo el efecto del agua el aluminio y el plástico quedan separados de la fibra celulosa la cual se puede utilizar nuevamente para fabricar papel kraft que se empleará para bolsas y sacos de papel. El éxito de este proceso radica en separar perfectamente la fibra celulósica del plástico y el polietileno. Estos dos últimos componentes pueden emplearse para recuperar energía en cementeras. Existe la tecnología para separar el polietileno del aluminio y permitir así reciclar también la hoja de aluminio, la cual tiene tan sólo un grosor de 6,5 micras. El polietileno puede gasificarse y constituir un excelente combustible.

Las fibras recuperadas de los tetrabrik se están empleando en los diferentes países para producir productos diversos. Así, por ejemplo, en Noruega fabrican hueveras, mientras que Alemania se produce papel de cocina y en España se repulpa para bolsas de compra y sacos industriales.

2) Reciclaje del plástico y el aluminio

Recientemente se ha presentado un nuevo producto plástico que incorpora los restos no celulósicos del envase tetrabrik. Dos empresas anuncian este sendos productos comerciales que se trabajan igual que la madera y que se emplean en la fabricación de muebles, especialmente, para exteriores y como perfilería para construir estructuras para el aire libre dado que se trata de un producto de larga duración al cual no hay que pintar ni barnizar. Las dos empresas que reciclan envases tetrabriks en estos plásticos de nueva generación son Maplar (www.maplar.com) y Plaver (www.plaver.com).

El hecho importante es que por cada 1000 toneladas de Tetra-Brik usados se recuperan 750 toneladas de papel

3) Reciclaje integral del cartón de bebidas.

Una de las formas más interesantes del reciclado de este tipo de envases es la fabricación de tablas de aglomerado. La trituración de envases tetrabrik permite obtener un granulado que al calentarlo y aplastarlo con una prensa provoca que el polietileno se funda y una todos los componentes como si de una cola se tratara. El resultado es que si este triturado lo hemos extendido sobre una plancha se obtiene una placa de un producto compacto y comparable a los aglomerados de madera. La ventaja de este producto obtenido del reciclado de envases de cartón es que a diferencia de los aglomerados convencionales no es necesario que incorpore productos tóxicos tales como el formaldehído. Este tipo de aglomerados reciben nombres distintos según el país que los fabrique. En Europa la empresa líder era EVD de Limburg que lo comercializaba bajo la denominación de Tectan. Esta empresa fabricaba su producto exclusivamente de restos de fábrica para evitarse los problemas de la humedad que contienen los envases usados. En Asia estos aglomerados reciclados tienen mucho éxito en China y Paquistán. En Argentina el producto se conoce por TPlak.

Con estos aglomerados se pueden fabricar muebles, revestimientos, etc. Estos aglomerados se presentan con una protección de una fina capa de polietileno para darle más cuerpo y resistencia a la humedad. El reciclado de envases de cartón depende en gran parte de la conciencia de las personas.

Demasiada gente todavía se imagina que los tetrabrik por ser un envase multicapa es imposible de reciclar. Esta idea lanzada en su día por determinados grupos ecologistas sigue todavía vigente.

Para reciclar el tetrabrik es necesario incentivar la recolección selectiva

Por lo tanto, el reto es incentivar al consumidor para que guarde los envases de tetrabrik y los tire al cubo de la basura. La realidad es que el tetrabrik es un envase común en nuestros residuos (cerca de un 0,7% del peso de las basuras), y que si no se recogen, estamos tirando inútilmente 27 gramos de materias primas.

Conviene remarcar que las cajas de cartón combinado han recibido en los últimos años fuertes críticas de los grupos ecologistas por ser un envase no retornable y aumentar los residuos domésticos. La cuestión es no ser ni fanáticos ni detractores de un determinado sistema de envase. Como ciudadanos, simplemente nos toca ser responsables con nuestros actos. Cuando adquirimos un producto envasado en tetrabrik, debemos considerar que tenemos en nuestras manos la posibilidad de reciclar sus materias primas o tirar el subproducto que puede llegar a ser.

RECOLECCIÓN SELECTIVA DE TETRABRIK Y EL CUIDADO AL MEDIO AMBIENTE: ALGUNAS SUGERENCIAS

Al margen de las batallas industriales, una actitud responsable con el medio ambiente nos ha de hacer actuar para que “todo se aproveche”. He aquí algunas sugerencias para la recolección selectiva de tetrabriks para su posterior reciclaje:

a) Hacer “esculturas” para recolectar más envases tetrabrik

Para estimular que los niños y las niñas tomen conciencia de la necesidad de recoger los envases de cartón de leche y bebidas, os proponemos construir alguna escultura gigante hecha de tetra. Una idea concreta sería la de construir una cocina solar. Los envases tetrabrik aluminizados pueden ser un buen soporte para un horno solar. Sobre el tema podeis consultar en la red en www.solarcocking.org. Esta actividad, a demás de estimular la imaginación, puede servir para ligar la asignatura de plástica con la de ciencias. Estos trabajos prácticos sería interesante que fueran expuestos en algún lugar visible de la escuela. Este tipo de propuesta es una actividad que pueden realizar tanto los pequeños como los mayores.

b) Hacer macetas con los tetrabrik usados

Otra utilidad de las cajas de tetrabrik es utilizarlas como maceta para plantar esquejes de árboles y arbustos para después replantarlos. Para esto sólo es necesario abrirlos por arriba y hacer algún agujero por debajo. Cuando trasplantes las ramas recupera los tetrabriks, límpialos con agua y llévalos a los contenedores correspondientes.

c) Seguir la pista del ciclo de vida de un material

Los análisis de ciclos de vida (ACV) son una herramienta para evaluar el impacto ecológico de un producto. Este tipo de análisis, también llamado desde la cuna a la tumba, se basan en inventarios que permiten a un fabricante valorar la cantidad de energía y materias primas que se utilizan y el nivel de residuos sólidos, líquidos o gaseosos que se generan en cada fase de la vida de un producto. A nivel más sencillo puede ser interesante que promováis hacer diagramas del ciclo de vida de otros materiales, como el plástico o el aluminio. La actividad puede servir para ponerse en contacto con las empresas de cada sector con el fin de que os suministren datos. Esta búsqueda escolar puede ser muy interesante para que los chicos y chicas se den cuenta de las intensas relaciones que se establecen entre los diferentes países y las industrias.

RECICLAJE DE TETRAPAK Y ALGUNAS ESTADÍSTICAS

- En 2000 se produjeron en el mundo más de 89,000 millones de cartones para bebidas tetrapak
- según Tetra Pak, que sigue liderando el mercado de los cartones para bebidas, cada día se distribuyen en el mundo 140 millones de litros de bebidas envasadas de esta manera.

Por cada tonelada de Tetra Brik reciclado ahorramos:

  • 3.000 kW de energía eléctrica,
  • 100.000 litros de agua,
  • 221 kg de fuel-oil,
  • 1.500 kg de madera en tratamiento y eliminación de residuos municipales.

Reciclar briks supone un ahorro importante de materias primas y energía:

  • Por cada 1.000 kg de envases reciclados se obtienen 750 kg de papel kraft;
  • Con el reciclaje de 2 toneladas de tetrabricks se ahorra el equivalente a una tonelada de petróleo;
  • Reciclar un solo envase permite un ahorro energético equivalente al consumo de una bombilla durante hora y media.
  • Además, se consigue reducir el volumen en los vertederos y minimizar su impacto ambiental.

RECICLAJE DE TETRAPAK Y CONCIENCIA AMBIENTAL EN MÉXICO

Uno de los factores limitantes para el éxito de los programas de reciclaje que promueven las empresas productoras de Tetra Pak en los diferentes países en los que se encuentran, incluyendo México, es la separación eficiente de los envases vacíos en las fuentes que los generan (se estima que en México, todos los años se distribuyen 150 millones de raciones de leche envasadas en Tetra Brik Aseptic a los niños).

  • En México consumimos casi 3 millones de envases de Tetra Pak al día.

— ¡Con esto podríamos cubrir diariamente el Zócalo de la Ciudad de México con envases de tetra pak.

  • Si por lo menos recicláramos el 10% de todos estos envases anualmente:

— Salvaríamos el equivalente a la mitad de los árboles que tiene el Bosque de Chapultepec
— Ahorraríamos la misma cantidad de agua que consumen 1500 personas en un año.
— Y el combustible que utilizan 1 millón de autos durante una semana.