CAMPAÑAS

[+] Agua
[+] Aluminio
[+] Anuncios-Impresos-Volantes
[+] Energía -Focos
[+] Llantas-Autos
[+] Papel
[+] PET
[+] Pilas Pirata-Mercurio
[+] Plásticos
[+] TETRAPAK
[+] Unicel
[+] Vidrio

ENERGÍA - FOCOS
< VOLVER

¿QUÉ ES LA ENERGÍA?

En este apartado nos referiremos a la energía que consumimos para hacernos la vida más fácil, la que hace funcionar la televisión cuando apretamos un botón, la que enciende la bombilla cuando pulsamos el interruptor, la que pone en marcha el aire acondicionado de nuestra habitación, la que calienta el agua de nuestra ducha o nuestra comida, cada día. Todas estas cosas, tan habituales en nuestra vida diaria, no serían posibles sin la energía que las hace funcionar. Sin embargo, a veces no nos paramos a pensar el impacto ambiental que causa su producción y, por lo tanto, su derroche o mal uso está contribuyendo al deterioro del medio ambiente, a corto y largo plazo.

¿DE DÓNDE PROCEDE?

La principal energía que utilizamos en nuestras casas, la eléctrica, procede principalmente de la combustión de las centrales térmicas o de las centrales nucleares. Las primeras, contribuyen al efecto invernadero, lanzando a la atmósfera metales pesados fruto de la combustión de petróleo y carbón. Las segundas, en caso de accidente o negligencia, pueden causar daños irreparables en todo el planeta. Nosotros podemos colaborar a que estos efectos sean menores, ahorrando energía y usándola de una manera más racional.

¿CÓMO AHORRAR?

Debemos concienciarnos de que el ahorro de energía empieza por uno mismo, y de que, con nuestro ahorro, estamos ayudando a frenar el calentamiento de la tierra producido por la emisión de CO2 de las centrales eléctricas.

Podemos contribuir al ahorro energético siguiendo una serie de consejos:

  • Pediremos a los arquitectos y urbanistas que planifiquen las construcciones y los espacios urbanos en función de las condiciones climatológicas del entorno, aprovechando al máximo la luz natural.
  • En el hogar, encenderemos las luces cuando sea estrictamente necesario, aprovechando siempre la luz solar.
  • Debemos usar los electrodomésticos de una forma racional (lavadora y lavavajillas cuando estén completamente llenos).
  • En nuestras casas utilizaremos sistemas eficientes de bajo consumo: motores, electrodomésticos, focos de bajo consumo,...
  • Podemos obtener agua caliente utilizando sistemas de energía solar.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS

Se llama energías alternativas, renovables o limpias a las energías que no contaminan ni perjudican el medio ambiente. Son formas de energía que se van renovando o rehaciendo con el tiempo, o bien son tan abundantes en la tierra que perdurarán cientos o miles de años, las usemos o no.

Exceptuado la energía geotérmica, podemos decir que la totalidad de las energías renovables derivan directa o indirectamente de la energía solar. Directamente, en el caso de la luz y el calor producidos por la radiación solar, e indirectamente, en el caso de las energías eólica, hidráulica y las procedentes del aprovechamiento de las mareas, olas y biomasa, entre otras.

Energía Solar

Podemos considerar la energía procedente del sol como fuente directa o indirecta de casi toda la energía que usamos. Existen varias formas de aprovechar la energía solar:

  • Su aprovechamiento directo para calentar estancias. Muchos diseños arquitectónicos buscan aprovechar al máximo este recurso, evitando el uso innecesario de calefacción.
  • Mediante paneles acumuladores de calor se puede utilizar la energía solar para calentar agua.
  • Y, por último, también podemos utilizar el sol para generar electricidad. Esto se consigue de varias maneras: mediante paneles con células fotovoltaicas o calentando el agua de manera que el vapor generado ponga en funcionamiento unas turbinas.

Energía Eólica

La energía eólica es producida por el movimiento de las aspas de unos molinos. Estas aspas mueven unas turbinas, generando así la electricidad. Los molinos se colocan, normalmente, en áreas expuestas a vientos frecuentes, como zonas costeras, alturas montañosas o islas.

Energía Hidráulica

Es la generada por el agua, que normalmente se deposita en embalses, al caer desde gran altura y mover unas turbinas que convierten la energía mecánica en electricidad. Esta energía renovable se viene utilizando, desde hace varios años, como una de las fuentes principales de obtener electricidad. Aproximadamente el 20% de la electricidad usada en el mundo procede de esta fuente.

Energía por Biomasa

Podemos obtener energía por biomasa de diferentes maneras:

  • Por la combustión de la madera, carbón vegetal y otros productos naturales.
  • Por fermentación se pueden obtener combustibles líquidos, como etanol (de la caña de azúcar) o metanol.
  • También podemos utilizar la biomasa para obtener biogás. Éste se obtiene por la descomposición de restos orgánicos, residuos de cosechas y otros materiales que se introducen en un depósito llamado digestor. En dicho depósito estos restos fermentan por la acción de los microorganismos. La mezcla de los gases producidos se puede almacenar o transportar para ser usada como combustible.

¿CÓMO AHORRAR ENERGÍA? ALGUNAS RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

Consumir energía es sinónimo de actividad, de transformación y de progreso, siempre que ese consumo esté ajustado a nuestras necesidades y trate de aprovechar al máximo las posibilidades contenidas en la energía.

Desde las necesidades más básicas y primitivas (calentarse con una hoguera o cocinar los alimentos), a las más modernas y sofisticadas (conservar esos mismos alimentos durante varios meses o enviar mensajes por escrito a través de un fax), la mejora de las condiciones de vida de los hombres o de su nivel de bienestar han exigido siempre disponer de un excedente de energía que pudiese ser consumido. El consumo de energía, también en el hogar, es por tanto sinónimo de progreso, de aumento de la infraestructura, los bienes y servicios disponibles y de la satisfacción de las necesidades.

Un principio esencial para el ahorro de energía consiste en conocer cómo funcionan los equipos y aparatos en el hogar, los diferentes tipos de energía que consumen y el distinto aprovechamiento que podemos obtener de ellos. Es importantísimo tener en cuenta que la trascendencia y la complejidad que hoy en día supone el consumo de energía en el interior de los hogares, no sólo no están reñidas sino todo lo contrario, con la posibilidad de hacer un buen uso de esta energía y utilizarla con la mayor eficiencia.

Ahorrar energía y utilizarla más eficientemente implica un cambio de hábitos y actitudes que favorecen la economía familiar y protegen el entorno natural sin sacrificar o reducir nuestra comodidad y bienestar.

He aquí algunas recomendaciones prácticas:

INSTALACIÓN ELÉCTRICA

Mantener en buen estado la instalación eléctrica es indispensable para la seguridad de la familia en el hogar, así como para proteger la economía. Una instalación en mal estado gasta más energía y daña los aparatos. Si en su casa se presenta alguno de los siguientes casos:

  • disminuye la intensidad de la luz al conectar un aparato.
  • varía el tamaño de la imagen en la pantalla del televisor
  • se funden los fusibles, eso significa que la instalación eléctrica no es la adecuada o que algún aparato se encuentra en mal estado. En estos casos es necesario solicitar los servicios de un técnico profesional, de inmediato.

Una instalación en buen estado significa seguridad, ahorro de energía y reducción de gastos:

  • Nunca conecte varios aparatos en un mismo contacto, ya que se produce sobrecarga en la instalación, lo cual provoca una operación deficiente y posibles interrupciones y daños a largo plazo.
  • Compruebe con frecuencia que en la instalación no existan cortos circuitos o fugas eléctricas: desconecte el interruptor general (switch) y todos los aparatos eléctricos y verifique que el disco del medidor NO siga girando. Si continúa girando, es necesario revisar la instalación. Recuerde que una fuga de corriente es una fuga de dinero.
  • En caso de corto circuito, desconecte inmediatamente el aparato que lo causó y todos los demás aparatos eléctricos y ponga en apagado (off o cero) todos los apagadores de las lámparas. Si la instalación de su casa tiene interruptor automático, restituya la corriente colocando el interruptor en posición de encendido (on o uno); si en vez de interruptor tiene una caja de fusibles, baje el interruptor general y cambie el fusible fundido.
  • Nunca utilice monedas, alambres o papel de estaño en lugar de fusibles. Use siempre los fusibles adecuados, por protección.
  • Si tiene diferentes circuitos en casa, conviene desconectarlos en períodos de vacaciones.

Tubos y lámparas compactas fluorescentes

Es preferible usar tubos y lámparas compactas fluorescentes (CF) en lugar de focos incandescentes. Aunque el costo inicial de estas lámparas es más elevado, a la larga resultan más económicas; su duración aproximada es 10 veces mayor y consumen 4 veces menos energía. Una lámpara CF o tubo de 32 watts produce la misma cantidad de luz que un foco de 75 watts.

  • En los lugares donde no se requiere de mucha iluminación (habitaciones, pasillos, cornisas) pueden usarse focos de 25 watts. En lámparas múltiples puede quitar uno de cada tres focos o utilizar los de 25 watts.
  • Utilice un regulador de intensidad (dimer) para graduar la luz al mínimo necesario. También se recomienda usar relojes (timer) que permiten programar el inicio o la interrupción de corriente en un aparato a una hora determinada.
  • Instale interruptores de presencia que encienden sólo cuando detectan a las personas, pero es todavía mejor que este sistema el uso de lámparas compactas fluorescentes de 1/5 − l/4 de la potencia del foco.

Otras ideas para poner en práctica de inmediato:

  • Apague la luz cuando no sea necesaria.
  • Utilice una lámpara de mesa fluorescente cuando trabaje en un escritorio. Limpie las lámparas y focos, ya que el polvo bloquea la luz que emiten.
  • Mantenga las cortinas y persianas abiertas durante el día: la luz solar es la mejor.
  • Realice el mayor número de actividades aprovechando la luz solar.
  • Encienda los focos de los adornos navideños en las primeras horas de la noche.

Iluminar exclusivamente los espacios que requerimos con las lámparas y tubos adecuados ahorra energía y reduce gastos

ELECTRODOMÉSTICOS

Mantener en buen estado los aparatos electrodomésticos y usarlos adecuadamente contribuye al ahorro de energía y la reducción de gastos, para ello se debe de:

  • Apagar los aparatos eléctricos y desconecte los que no tienen interruptor cuando no se estén utilizando. Esto incluye los reguladores de voltaje.
  • Apague los aparatos que producen calor antes de terminar de usarlos —plancha, tubos o pinzas para el cabello, parrillas, ollas eléctricas, calefactores— para aprovechar el calor acumulado.
  • Mantenga siempre limpios los aparatos eléctricos, principalmente los de la cocina: horno de microondas, tostador, extractor. Conservarlos en buen estado prolonga su duración y reduce su consumo de energía.
  • Utilice todos los aparatos eléctricos de acuerdo con las recomendaciones de uso, mantenimiento y seguridad que aconseja el fabricante.
  • Revise cuidadosamente los aparatos que al conectarse producen chispas o calientan el cable. No los use antes de resolver el problema.
  • Desconecte los aparatos eléctricos desde la clavija, nunca jale el cable. Es importante mantener en buen estado tanto la clavija como el enchufe.

Refrigerador

  • Colóquelo en un lugar con espacio para permitir la circulación de aire.
  • Instálelo en un lugar fuera del alcance de los rayos solares y del calor de la estufa.
  • Compruebe que los empaques de la puerta estén en buen estado y en su lugar, para asegurar que cierre herméticamente.
  • Gradúe la temperatura, colocando el termostato entre los números 2 y 3; en clima caluroso, entre los números 3 y 4. Así logrará el enfriamiento adecuado.
  • Use un termómetro de carátula en el interior para verificar la temperatura. En el compartimiento de comida fresca debe estar entre los 3 y los 5°C y en el congelador en −15°C.
  • El refrigerador es uno de los aparatos que consume más energía en el hogar.
    Usarlo adecuadamente ahorra energía y reduce gastos.

Si tiene un congelador para almacenado a largo plazo, la temperatura deberá ser de −18°C.

  • Verifique que el termostato esté en perfectas condiciones y que los ciclos se completen.
  • No guarde los alimentos en el refrigerador mientras estén calientes.
  • Tape bien los líquidos para evitar evaporaciones y la formación de hielo en el congelador.
  • Para permitir la circulación del aire, no amontone charolas
  • Abra las puertas sólo cuando sea necesario y ciérrelas de inmediato para evitar que entre el aire caliente y se salga el frío.
  • Descongele el refrigerador y limpie con un paño húmedo el cochambre que se acumula en la parte posterior por lo menos cada dos meses.
  • Limpie los tubos del condensador ubicados en la parte posterior o inferior del aparato por lo menos dos veces al año.
  • Recuerde darle mantenimiento periódico para prevenir fugas.

Si va a comprar un refrigerador nuevo, compare precios, capacidad y consumo de energía. Revise la etiqueta de eficiencia energética, que significa que ese aparato cumple con la Norma Oficial Mexicana. Recuerde que los de deshielo automático consumen 30% más de electricidad y eso redunda en mayores gastos.

Plancha

Revise la superficie de la plancha para que esté siempre tersa y limpia; así se transmitirá el calor de manera uniforme.

  • Planche de preferencia durante el día.
  • Rocíe la ropa ligeramente sin humedecerla demasiado.
  • Planche primero la ropa que requiere menos calor y continúe con la que necesite más, a medida que la plancha se calienta. Desconéctela poco antes de terminar para aprovechar la temperatura acumulada.
  • Trate de planchar la mayor cantidad de ropa en una sola sesión. Conectar muchas veces la plancha gasta más energía que mantenerla encendida pro un rato.

La plancha es otro de los aparatos que consume mucha energía. Utilizarla de manera ordenada y programada ahorra energía y reduce los gastos

Lavadora

La lavadora nos facilita la vida. Usémosla de acuerdo con su capacidad y posibilidades para lograr el ahorro de energía y la reducción de gastos.

Llene la lavadora con la carga de ropa apropiada de acuerdo con su capacidad. Si se pone menos ropa se gastará mucha agua y electricidad; si se sobrecarga, la ropa quedará mal lavada.

  • Utilice sólo el detergente necesario; el exceso produce mucha espuma y hace trabajar al motor más de lo conveniente.
  • Remoje las prendas antes de lavarlas para evitar un doble lavado.
  • Disminuya las sesiones de lavado por semana
  • Utilice la secadora de ropa sólo cuando sea indispensable; aproveche el Sol para secar la ropa y eliminar bacterias.

Televisión

  • Encienda la televisión sólo cuando realmente quiera ver un programa.
  • Reúna a todos los miembros de la familia ante un mismo aparato televisor, cuando quieran ver el mismo programa.
  • Mantenga bajos los niveles de iluminación en el lugar donde vea la televisión, así evitará los reflejos y ahorrará energía.
  • Use el reloj programador (sleep, timer); de esta manera el aparato se apagará cuando usted lo decida.

Encienda el televisor sólo cuando esté dispuesto a ver algún programa; así logrará ahorrar energía y reducir gastos

Licuadora

La licuadora, ese aparato que tanto usamos en la preparación cotidiana de los alimentos, también nos permite ahorrar energía y reducir gastos.

  • Revise que las aspas siempre tengan filo y no estén rotas.
  • Evite el triturado de piezas enteras o semillas y especies en seco, ya que se fuerza el motor.
  • Muela de preferencia todas las porciones que se van a necesitar de una sola vez, en lugar de hacerlo por partes.
  • Revise minuciosamente el buen funcionamiento del aparato y mantenga limpios sus componentes.

El ahorro de gas en la cocina

  • Mantenga cerrados los pilotos de la estufa y enciéndalos sólo mientras esté cocinando.
  • Forre con papel aluminio las hornillas de la estufa para que el calor se refleje hacia arriba.
  • Cierre la llave del gas inmediatamente después de usarla.
  • Utilice ollas y sartenes de diámetro igual o ligeramente mayor que el de la hornilla y con el fondo totalmente plano.
  • Utilice de preferencia la olla de presión; por lo general los alimentos se cuecen más rápidamente de este modo.
  • Tape bien las ollas; así no se desperdicia el calor.
  • Use poca agua cuando cocine en baño María para que el calor pase más rápidamente.
  • Saque con anticipación, del congelador los alimentos que preparará. Así evitará consumir energía para descongelarlos.
  • Utilice el horno sólo cuando tenga que preparar o calentar mucha comida. Se gasta menos energía cuando se usan las hornillas.
  • Apague el horno un poco antes de que los platillos estén listos. Éste conservará suficiente calor para terminar la cocción de los alimentos
  • Controle el tiempo para hornear cada platillo y abra el horno el menor tiempo y lo menos posible para que no se salga el calor.
  • Prepare comida fría por lo menos una vez a la semana.

El ahorro de gas en el calentador

El calentador permite cotidianamente el ahorro de energía y la reducción de gastos.

  • Instale el calentador lo más cerca posible del lugar donde se usa el agua.
  • Utilice preferentemente calentadores de paso que sólo se encienden cuando es preciso.
  • Ajuste la temperatura al nivel mínimo necesario.
  • Revise que no haya fugas de gas ni de agua para evitar peligros y gastos innecesarios.
  • Cierre la llave del gas por la noche o cuando no se utilice, sobre todo al salir de vacaciones.
  • Utilice agua fría cuando la caliente no sea indispensable.
  • Báñese en la tarde durante la época de frío, ya que en la mañana la temperatura es más baja y se necesita una mayor cantidad de gas para calentar el agua.
  • Trate de que los miembros de la familia se bañen uno después de otro; esto permitirá encender sólo una vez el calentador.

APARATOS DE CLIMATIZACIÓN

Hay tres aparatos que pueden brindarle comodidad durante la época de calor: el ventilador, el aire lavado o cooler (humidificador de ambiente) y el aire acondicionado.

Ventilador

En clima cálido seco, utilice aire lavado o cooler en lugar de aire acondicionado; es más económico y consume menos energía.

  • Conserve las aspas limpias.
  • Vigile la instalación de los ventiladores de techo: una instalación inadecuada puede resultar peligrosa y además consumir mayor cantidad de energía eléctrica.

Aire lavado o cooler

  • Límpielo a fondo y píntelo correctamente cada vez que lo requiera, con el fin de evitar la posible oxidación
  • Revise periódicamente los cables y cambie los que estén dañados.
  • Engrase las partes mecánicas del motor y chumaceras.
  • Revise el funcionamiento adecuado de bandas, poleas y bombas de agua
  • Nivele el equipo.
  • Reemplace la paja o espen de las paredes.
  • Coloque el equipo en lugares sombreados.
  • Revise que no haya obstrucciones a las corrientes de aire, tanto interiores como exteriores.

Para refrescar el clima use los aparatos adecuados conforme a sus necesidades. Ahorre energía y disminuya sus gastos.

Aire acondicionado

  • Desconecte el aire acondicionado al salir de la habitación.
  • Adecúe la temperatura del aire acondicionado para dormir sin cobijas. Si dispone también de un ventilador, es aconsejable que al estar fría la habitación se apague el aire acondicionado y sólo se encienda el ventilador. De esta manera, la habitación se mantendrá fresca y no se gastará tanta energía.
  • Lleve a cabo una limpieza general del equipo, quítele todo el polvo y el moho. Pinte la unidad para evitar su oxidación, si es necesario.
  • Revise periódicamente si la unidad necesita gas refrigerante.
  • Cuide que el motor, los alambrados y el termostato funcionen correctamente; en caso contrario, repárelos utilizando el accesorio adecuado.
  • Limpie el filtro de aire cada 15 días. Los filtros sucios y los depósitos saturados de polvo provocan que el motor trabaje sobrecargado y reduzca su utilidad.
  • Dé mantenimiento a todo el equipo cada año. Está comprobado que los aparatos de aire acondicionado que tienen 2 años o más sin mantenimiento consumen el doble de energía.
  • En verano evite que los rayos solares caigan directamente sobre las ventanas Utilice toldos, aleros inclinados, persianas o cortinas con recubrimiento de aluminio, polarizado de vidrios o películas plásticas.
  • Al comprar un equipo de aire acondicionado, verifique que tenga la capacidad necesaria y nunca superior a la que usted requiera

LOS AISLAMIENTOS TÉRMICOS

Las comodidades que generan la calefacción y el aire acondicionado nos permiten que la vida sea agradable en el hogar. Además con los aislamientos térmicos ahorramos energía y reducimos gastos.

El aislamiento térmico permite ahorrar hasta 50% de la energía que se utiliza para la calefacción o el aire acondicionado. Para lograrlo, puede realizar lo siguiente:

  • Mantenga puertas y ventanas cerradas. Ábralas sólo cuando sea indispensable renovar el aire: el mejor momento para renovarlo es cuando el aire exterior está fresco.
  • Tape y selle todo tipo de hendiduras para asegurar que el aire acondicionado quede perfectamente aislado (cambie vidrios rotos, selle orificios por los cuales pueda escaparse el aire). Lograr un óptimo aislamiento térmico permite protegerse mejor del frío en la temporada invernal.
  • Revise que todos los conductos estén debidamente aislados si el aire acondicionado es integral. Aísle la pared; esto generalmente requerirá 2/3 del espesor que se aplique al techo.